Las semillitas del corazón

Vivíamos en Puerto Rico, en un piso 26. Siempre teníamos las ventanas abiertas porque la brisa era deliciosa. Esa tarde estaba llorando, no encontraba consuelo. 
Tal vez era la mañana, no recuerdo bien. Hacía un sol delicioso, como casi siempre. Mi cuarto estaba lleno de luz. Hacía viento. Estaba sentada en la cama llorando y pensaba cuándo iba a dejar de sentirme así, cuándo iba a pasar esa sensación de vacío. De pronto entró volando algo y me cayó al lado. Era como una mariposita transparente que volaba rápido. En círculos, como un helicóptero que pierde el control. La cogí con cuidado y me la puse en la palma de la mano para revisarla. Tenía dos alitas blancas casi transparentes, una a cada lado, en el medio tenía una forma de corazón de un material más duro que las alitas, color beige. No las había visto antes pero sentí paz y una sensación de felicidad. Por alguna extraña razón sentí que Jor me acompañaba. Fue tal el sentimiento que decidí guardar como un tesoro la semillita con alas y corazón en un joyerito en mi mesa de noche. 

Meses después estaba en Costa Rica con Mami en su casa. Decidimos armarnos de valor y revisar las poquitas pertenencias que habían quedado de mi hermano. Mi hermana y primas regalamos todo en la misma semana de su partida. No queríamos que mis papás se encargaran de esa infame tarea así es que todo quedó reducido a unos álbumes de fotos y unas poquitas cajas de zapatos con todo lo que pudiera tener un valor sentimental para ellos. En una de las cajas estaba la billetera que andaba el día del accidente.  Cuando despegué el velcro para abrirla casi me da algo. En una de las partes transparentes para fotos tenía una semillita con forma de corazón y alitas transparentes. Empecé a llorar y Mami se me quedaba viendo sin entender absolutamente nada a la vez que me preguntaba asustada qué era lo que estaba pasando. Entre sollozos y tratando de explicarle mientras recuperaba el aire, decidí llamar a la novia de mi hermano. Me dijo que le encantaban esas semillitas de un árbol que no sabemos cómo se llama y que siempre andaba una en la billetera. De ese árbol hay otras especies que tienen las mismas semillitas, lo que varía es el tamaño del corazón. 

Ya son casi 16 años de ver esas semillitas del corazón.  Han volado dentro de mi carro, a mi cuarto, me han caído por decenas como una nevada mágica directo del árbol y han volado hasta un piso 26…. Siempre me alegran. Al igual que él, siempre ando una en mi billetera. 

Ayer fue un día que quisiera brincarme en el calendario. Fue el día que Jor decidió en un accidente emprender su viaje a la Eternidad. A las dos de la tarde.

Ayer me fui a correr. Casi dos años sin correr. Lo necesitaba. Estaba ansiosa y un poquito triste.  Ya iban a ser las dos. Pero sé que la corrida alegra. La corrida inspira. La corrida sana. Y cuando iba corriendo feliz, me cayó volando en círculos una semillita. Una semillita del corazón. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s